Principal
Conceptos
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
 
Soldados muriendo por nuestra libertad
Mi ejército y sus soldados caídos defendiendo nuestra libertad, merecen respeto y no podemos permitir que pisoteen su memoria con una falsa y mezquina condena por genocidio, porque ellos, antes y después de ser soldados, eran indígenas y campesinos de verdad, no de los que sólo se colocan sombrero y toman el machete para ir a bloquear carreteras para que les regalen lo que deberían estarse ganando con su trabajo.
 
 
 
 
 
 
Mensaje al pueblo español:
 
Un soldado no usa la violencia por iniciativa propia, sino para contener el ataque violento de aquellos que pretenden pisotear el derecho de los demás imponiendo su voluntad.
 

Los guatemaltecos vemos con tristeza y consideramos desagradable que algunas autoridades o personajes españoles se manifiesten en complicidad con los exguerrilleros guatemaltecos, que son, sin lugar a dudas, los verdaderos causantes del conflicto armado interno que enlutó a miles de hogares guatemaltecos (indígenas en su mayoría), porque en su sed de poder, no les importaron las consecuencias y en lugar de asumir la responsabilidad de sus actos, se han victimizado con lujo de drama, hasta el punto de engañar a muchos.

Le hablamos al pueblo español, a los que aman la verdad y no a los cómplices de estos asesinos de soldados y policías que se aprovechan de la ignorancia del pueblo para lanzarlos contra las autoridades para obtener lo que necesitan, en lugar de enseñarles a ganárselo dignamente, como hacemos el resto de guatemaltecos: Cuán desagradable sería que autoridades guatemaltecas, sólo en base a mentiras, respaldaran a los terroristas españoles considerándoles víctimas de persecución, cuando en realidad son perseguidos por sus fechorías y no porque se tenga la política de exterminarles por un asunto de raza o religión.

El inapropiado proceder contra nuestros soldados y policías es evidente:

  1. Algún español puede considerar el secuestro de una embajada como "algo pacífico"?
  2. Por qué algunas autoridades españolas han considerado "víctimas" a los secuestradores de su propia embajada en Guatemala?
  3. Por qué algunas autoridades españolas han intentado juzgar a funcionarios guatemaltecos miembros de las instituciones de seguridad que participaron para liberar la embajada española de sus secuestradores?
  4. Si las autoridades españolas en la embajada guatemalteca eran cómplices de los secuestradores, es decir, que estaban tomando cafe con ellos, por qué juzgan a los que los liberaron arriesgando su vida, en lugar de juzgar a secuestradores y cómplices por el autosecuestro?
  5. No sería más apropiado que Guatemala juzgara a los funcionarios españoles por ser cómplices de los guerrilleros?
  6. Si está vinculada con los conspiradores y secuestradores de la embajada española, puede ser genuino un premio nobel de la paz si se usa para promover la guerra y una versión mezquinamente manipulada para mostrarse víctima de sus propias fechorías?
  7. Con sólo el pueblo indígena que hubiese votado por la nobel de la paz cuando participó en las elecciones presidenciales hubiese sido electa, pero en las urnas se hizo evidente el desprecio que provoca la doble moral de la falsa premio nobel, porque promovió el asesinato de miles de soldados indígenas y su pueblo lo sabe, aunque engañe en otros continentes.

Todos los delincuentes son perseguidos, pero no todos entienden o reconocen que es una consecuencia de sus actos y no de una política de "exterminio" o "racismo" como lo pretenden pintar.

EL PUEBLO DE GUATEMLA, LOS QUE TRABAJAN DÍA A DÍA POR UN FUTURO MEJOR, no los que se dicen representar al pueblo y lo único que hacen es provocar y atacar a las autoridades para que les concedan sus caprichos y explotan la raza para mostrarse indefensos y necesitados de auxilio, cuando en realidad pretenden alcanzar sus mezquinos propósitos, ellos no, SINO QUE QUE NOSOTROS, LOS GUATEMALTECOS DE VERDAD, CON TODO RESPETO, LE PEDIMOS AL PUEBLO ESPAÑOL: Que observe el abusivo proceder de aquellos sus funcionarios que se han aliado con los terroristas guatemaltecos y sepan que despreciamos rotundamente esa conducta.

Acaso no sería despreciable, también, que autoridades o personalidades guatemaltecas se mostraran a favor de los terroristas españoles que han asesinado inocentes en España? Acaso no rechazarían rotundamente que, sin más evidencia que los falsos relatos de sus terroristas españoles nosotros, los guatemaltecos, nos mostrásemos interesados en castigar a los soldados españoles y manchar la memoria de aquellos que hubiesen muerto a manos de sus terroristas a quienes no les importa asesinar inocentes con la intención de llamar la atención y que les concedan lo que piden?

Nosotros no estamos en posición de juzgar a sus soldados, entonces, qué le hace creer a algunos españoles que pueden juzgar a los nuestros? No caigan en la manipulación de los exguerrilleros guatemaltecos que, falsamente se hacen pasar por representantes del pueblo indígena y manipulan cualquier asomo de cargo de conciencia en algunos españoles por los abusos cometidos contra los indígenas durante la conquista y la colonia, pero no crean, de ninguna manera, que atendiendo las demandas de estos terroristas contribuyen de alguna manera a la paz y la justicia en Guatemala, porque son más los indígenas a los que afectan al hacerse cómplices de los terroristas que han entrenado en la mentira y el drama a algunos indígenas, el resto, les desprecia por falsos y mentirosos sin escrúpulos.

Para los que no lo han meditado, la guerrilla guatemalteca se ha dedicado por más de treinta años a manipular la historia con sus falsos testimonios y ahora, como su obra maestra, después de haberse colocado el disfraz de víctimas de la guerra que ellos promovieron, pretenden, de un solo tajo: Condenar a todos nuestros soldados dejando establecido que ellos tenían la intención expresa de asesinar indígenas ixiles, por el solo hecho de ser ixiles. Tomen en cuenta que nuestros soldados eran indígenas en un 95% y no es posible hacer creer que les ordenaron y obedecieron la orden de asesinar a la gente por el mero hecho de ser indígenas, a menos que, aquel que acepte esa versión sea ignorante de quiénes eran nuestros soldados o cómplice de los guerrilleros que ahora pretenden condenarlos.

El juicio por genocidio que, sólo por cuestión de forma, dicen que es contra Ríos Montt, de quien han promocionado todo lo que les ha dado la gana a nivel internacional, tiene la intención de plasmar en nuestra historia, ya bastante manchada por sus mentiras, que nuestro ejército o el Estado mismo, era genocida, racista y cuanta cosa se les ocurre a estos enfermos de resentimiento, frustrados porque sus actos vandálicos y terrorismo de varias décadas no les permitió tomar el poder.

A los exguerrilleros guatemaltecos (indígenas, no indígenas y cómplices extranjeros) nunca les tembló la mano al asesinar a indígenas soldados o campesinos y todos los guatemaltecos que, según ellos, se interponían en su camino.

 
Véase también:
Diputados españoles verifican procesos judiciales por genocidio en Guatemala
 
 
Los Soldados Defendían Nuestra Constitución
 
¿Quiénes acusan de genocidio a los soldados de Guatemala?
Los mismos que asesinaban soldados como si se tratara de "cosas verdes" que no merecen ninguna consideración.  Los mismos que los torturaban arrancándoles, aún con vida, la piel del rostro o los desmembraban salvajemente para apaciguar su frustración, porque esos soldados se interponían en su camino.
Nuestros soldados no eligieron esa guerra, fueron llevados o se presentaron para servir a su patria. Con lo poco que se les enseñó para ser soldados, estuvieron dispuestos a pelearla para defender la ley y la libertad de su patria. Algo que, los exguerrilleros y los que los apoyaban, difícilmente entenderán, acerca de la naturaleza de un soldado es "Su Intención", porque se prepara para servir en lo que su país le mande, sin embriagarse y cegarse con ideologías.

Si nuestro país hubiese sido socialista, según sus leyes, nuestros soldados también hubieran dado su vida por defender esa ideología, porque los guatemaltecos la habían adoptado como suya y plasmado de alguna manera en su constitución. Los soldados no luchaban por su propio capricho o ideología, sino por defender la libertad de elegir de los guatemaltecos.

Condenar a un soldado de genocidio, es condenarlos a todos.  Los que entablaron semejante juicio están conscientes de eso y no les dió la más mínima vergüenza utilizar ese artilugio para manchar la memoria de los soldados que murieron por su patria Guatemalaa. Es una bofetada para miles de hogares guatemaltecos que un día lloraron a un muchacho que, por ser soldado, los izquierdistas, enfermos de odio y resentimiento, creyeron que los podían asesinar y luego torcer la historia para quedar ellos como víctimas, sin contar que fueron los promotores de una sangrienta guerra de la que no salieron bien librados aunque pelearon sucio, pero no contaban con que muchos soldados guatemaltecos, estarían dispuestos a dar su vida por la libertad que ahora gozamos, esa libertad que les permite hablar y la usan para destilar venenoso resentimiento contra aquellos que estorbaron su mezquino propósito.

Mi Ejercito lo constituyen guatemaltecos que respondieron al llamado de su patria, porque malos guatemaltecos, influenciados por enfermizas teorías de luchas de clases, querían imponer su retrógrada mentalidad, cargada de resentimiento y odio contra todos los que tenían más que ellos, para robar con la excusa de repartir a los pobres, pero quedándose con la mayor parte del botín que, no sólo les derretía de codicia, sino que, como fieras traicioneras, no les importaba asesinar a los soldados que eran parte de esos indígenas y pobres que sólo usaban de excusa.

El juicio por "GENOCIDIO" no tiene el más mínimo sentido común, no impresionan más que a la gente que no conoció los detalles de esta guerra sucia que ellos mismos provocaron y ahora levantan el dedo acusador, haciendo drama y confiados que los guatemaltecos no repararemos en su mezquina intención o sus dramáticos pero falsos testimonios.  De todos modos, con lujo de inconsistencias, a pesar de haber identificado al asesino de Gerardi, lograron que condenaran a tres militares inocentes, tomando como pruebas las contradictorias narraciones de un indigente que, como muchos despesperados, por irse a Estados Unidos estaba dispuesto a señalar a su propia madre si eso le pedían, entonces, estos traidores asesinos de soldados, ya saben que pueden condenar a cualquier soldado con la excusa que se les antoje, pero ahora, sedientos de venganza contra aquellos que defendieron la libertad de Guatemala, usan esa misma libertad para cobrar su venganza.

Todavía encontramos gente, incauta o cómplice, que se atreve a comparar el juicio a nuestros soldados con el juicio a los genocidas de la Segunda Guerra Mundial, sin razonar un poquito que: A Hitler nunca se le acusó de incluir como mayoría de su ejército a los judíos, porque de haberlo hecho, en qué enferma cabeza cabe pensar que les podría dar la orden de explotar y asesinar a todos los judíos?.  No, no razonan en ese detalle porque para ellos, los izquierdistas guatemaltecos y sus cómplices extranjeros, que promovieron la guerra sangrienta entre guatemaltecos, sólo les importa "hacer justicia", porque entienden como justo asesinar, o condenar, a los que se opongan a sus propósitos.
 
 
En memoria de los soldados que dieron su vida por Guatemala
y de miles de humildes hogares que perdieron un ser querido defendiendo nuestra libertad: www.miEjercito.com
 
 
 
Cuando los guatemaltecos conozcan y valoren la verdad, la patria honrará a sus soldados diciendo: Gracias humilde soldado, porque diste tu vida por la libertad de tu pueblo.
 
Condenar de genocidio a un soldado de Guatemala, es condenarlos a todos, incluso a los que murieron a manos de los que hoy pretenden esta farsa de juicio.   No importa cuántos años tengan derrochando el dinero de sus cómplices con vallas publicitarias hablando de genocidio.  Tampoco importa cuán expertos sean para mentir dramáticamente, la verdad es que nuestros soldados eran indígenas y sólo en una mente enferma puede caber la idea que se les daría la orden de asesinar indígenas.  Decir que nuestros soldados obedecían la orden de asesinar indígenas o pobres, es insultar la inteligencia de los guatemaltecos que aman la verdad y la paz.
 
 
Derechos Reservados © 2013 | www.miEjercito.com